El dequeísmo («de» + «que»): ¿es siempre incorrecto?

La gramática tiene como deber establecer las reglas que permitan articular un idioma de forma correcta. Por ello, a las normas gramaticales les corresponde señalar el uso indebido de ciertas fórmulas. Una de estas prácticas indebidas en el idioma español es el dequeísmo. Pero… ¿es siempre incorrecta su utilización?

El dequeísmo consiste en el uso incorrecto de la preposición de ante la conjunción que. Por ejemplo: «Confiemos de que todo saldrá bien» o «Me aconsejaron de venir». Es sencillo suponer la razón por lo que esto ocurre, y es que la preposición de es uno de los conectores con más funciones en el español, por lo cual se incurre en ciertos vicios lingüísticos cuando la usamos.

¿Cuándo incurrimos en el dequeísmo?

Al colocar la preposición de antes de que en una oración subordinada sustantiva de sujeto, o de complemento directo, estas oraciones necesitan un nexo para funcionar. Muchas veces este nexo es el propio que y este no necesita una preposición. Es decir, que frases como «Me preocupa de que no vayas al médico» o «Me dijo de que llamarían a mi madre», están mal expresadas. Lo correcto sería: «Me preocupa que no vayas al médico» y «Me dijo que llamarían a mi madre».

A veces se usa de en lugar de otra preposición. Por ejemplo: «No sé de qué me equivoque». En esta oración, la preposición correcta a utilizar sería en, o sea: «No sé en qué me equivoqué». Hay que prestar atención a esos momentos en que de no es requerida. Por ejemplo: «Mientras de que sea posible» o «Al no saber de que…».

A veces el dequeísmo no es incorrecto, pero no siempre es necesario

Existen algunos verbos que tienen dos formas de ser empleados en una oración, lo cual permite articular el dequeísmo aunque no sea necesario hacerlo. Los verbos informar, advertir, avisar, dudar y cuidar pueden aceptar ambas formas en una oración.

Por ejemplo, se puede decir «Cuidar algo o alguien» y también «Cuidar de algo o de alguien». Del mismo modo podemos decir «Advertir algo» (en el sentido de «llamar la atención de alguien sobre algo, hacer notar u observar») y también «Advertir de algo». Si los verbos son intransitivos, el uso de la preposición de no es obligatoria.

Otro caso donde es permitida, sin obligación, la presencia de la preposición de es en las expresiones «antes de que», «después de que» y «con tal de que». Aunque antiguamente se censuraba esta construcción, acusada de dequeísmo, en la actualidad es ampliamente aceptada.

➡️ Quizás también te interese: Qué son las locuciones adverbiales y cuáles son sus tipos.

Un truco para detectar dequeísmos

Para detectar un dequeísmo, reemplaza la parte de la oración que contiene que por eso. Por ejemplo: «Me doy cuenta de que ya lo entiendes» → «Me doy cuenta de eso». Otro ejemplo, en este caso con uno de los verbos que aceptan el dequeísmo: «Nos advirtieron de que estábamos en peligro» → «Nos advirtieron de eso» o, también, «Nos advirtieron eso».

Si una pregunta necesita la preposición de para tener sentido, la oración original también debe incluirla. Por ejemplo: «¿De qué te has dado cuenta?» → «¿Qué te has dado cuenta?».


Entonces, el dequeísmo… ¿es siempre incorrecto? Pues como hemos visto, hay situaciones en las que no está normativamente censurado. Espero que este post haya solucionado tus dudas al respecto y que sigas aprendiendo gramática en el blog de Escribir.PRO.

Etiquetas:

      Escribir.PRO
      Logo
      Enable registration in settings - general